Contáctanos

España

Según Gabriel Pastor, los grupos de versiones están matando la música y tú estás pagando el ataúd.

Publicado

en

Navegando por Internet nos encontramos con un artículo publicado en Rock Culture https://www.rockculture.es/los-grupos-de-versiones-estan-matando-la-musica-y-tu-estas-pagando-el-ataud/?fbclid=IwAR2vjbWD1Ihn5R9EdVjJtMNflOPIg-JRJhiAylTyi5_Ou9sE3w6y9Ja4D64 y escrito por Gabriel Pastor el cuál aborda una discusión que es amplia en la actualidad y que parece que no es exclusiva de latinoamérica. Por considerarlo de alta trascendencia para nosotros, republicamos el artículo con fines periodisticos y de manera textual al originial.

“Sé que, la mayoría de vosotros, me lapidaréis por esto, que me querréis ver arder y destruirme, y vais a gritarme hasta que os hartéis lo enormemente equivocado que creéis que estoy. Pero primero molestaros en leer esta opinión, que creo que otro buen número de l@s que leáis este artículo compartiréis conmigo.

Los grupos de versiones están matando la música.
No necesita más preámbulo, ni que se suavice. Es así y, al menos para mí, es una verdad universal. Los grupos de versiones son a la música lo que la corrupción es a España. Es una enfermedad que se está comiendo la música desde dentro; es una forma de monetizar el trabajo ajeno, el máximo exponente del demacre musical. Antes los grupos de versiones eran una forma maravillosa para que cuatro o cinco chavales/as se juntasen al salir del instituto y aprendiesen a tocar y a trabajar junt@s, de dar pie a empezar un nuevo proyecto propio, ¿pero hoy? Hoy son cuatro o cinco personas que se unen con el único interés de ordeñar el arte ajeno para lucrarse.

Entras a foros donde la gente pone anuncios para montar grupos, y la mitad de esos anuncios son grupos de versiones, y la mitad de ésos (que aún no están ni completos) ya tienen un recorrido por los baretos de playa para sacarse la pasta del verano. Genial, ¿No? Mirad, hay grupos de esta índole que lo hacen como algo profesional, y tienen una fama que es merecida. Vale, ésos los contamos con los dedos de una mano, pero ¿Y el resto? Hablamos de personajes que quieren sacar dinero de la música, una meta muy respetable, pero lo que no es respetable es que sus medios para llegar a este fin son 1. Exprimiendo el trabajo que otra banda ha puesto en crear esos temas, 2. Valiéndose de la fama que esa misma banda se ha tenido que trabajar y conseguir a base de fracasos y éxitos a lo largo de los años, y 3. En detrimento de las bandas locales que hacen trabajos originales.

Sí, claro, habrá quien diga o piense que aquí eso de ‘en detrimento de’ no se aplica porque si fuesen buenos, o si tuviesen un buen directo (o cualquier excusa de mierda)… No importaría que existiesen las bandas de covers. Mirad, poneros en esta situación: Sois luthiers y hacéis guitarras totalmente originales, sin valeros del diseño de nadie. Son guitarras perfectamente funcionales, y algunos de vuestros modelos son la rehostia, pero de repente llega otro luthier a la ciudad y su publicidad es “te fabrico una guitarra exactamente igual al modelo de Jackson/Ibanez/ESP (de un fabricante importante, vamos), con las mismas prestaciones, pero le pongo mi nombre y te la dejo barata”. ¿No os destrozaría un poco ver cómo vuestro trabajo se va al garete porque vuestros clientes prefieren consumir algo clónico que probar lo vuestro? Y lo más jodido es que vuestras guitarras pueden ser perfectamente superiores a las que haga el otro luthier, ¿Pero cómo lo va a saber nadie si todos se van al que utiliza la fama de una marca grande para lucrarse?

ASÍ ESTÁN LAS COSAS, Y EL PÚBLICO LLENA LAS SALAS DE LOS GRUPOS TRIBUTO, MIENTRAS QUE EL RESTO DE GRUPOS DA CONCIERTOS PARA 15 PERSONAS.

Así están las cosas, y el público llena las salas de los grupos tributo, mientras que el resto de grupos da conciertos para 15 personas, de las cuales 13 son amigos de los componentes, y otro es el técnico de la sala. ¿Dónde veis el encanto de escuchar la música de X grupo tocada por personas que no pertenecen a él, con un equipo distinto y una escenografía completamente distinta? Yo para eso me veo un directo por YouTube, que al menos contribuiré con la publicidad que me trague al grupo que ha puesto su trabajo y empeño en ganárselo, no al grupo que se ha formado hace dos semanas con la motivación de ganarse un dinero de los bares, y que probablemente no se vuelvan a ver hasta el siguiente verano.

¿Quieres ir a ver a ese tributo que ha hecho gira por no-sé-cuántos países y cuyos miembros hasta se visten como si fuesen los originales, de un grupo que está disuelto o han muerto? Pues mira, te animo a ello, porque por lo menos sabes que es realmente un tributo. ¿Quieres ir a ver a ‘Green Week’ o a unos tales ‘Rötorhead’, que no existían hace tres semanas y de repente tocan en todos los bares de la costa a 5€ la entrada? Ahí ya vamos a tener un problema, porque eso de banda tributo… Bueno, tributo al dinero, que es la motivación principal.

MIENTRAS SE SIGA APOYANDO ESTE TIPO DE FORMACIONES, LAS BANDAS ORIGINALES DE LA ZONA JAMÁS TENDRÁN UNA OPORTUNIDAD JUSTA.

Mientras se siga apoyando este tipo de formaciones, las bandas originales de la zona jamás tendrán una oportunidad justa. Las bandas tributo han ocupado ese nicho (biológicamente hablando) y se aferran a él con fuerza, porque l@s dueñ@s de los locales donde tocan ven que la entrada se va a pagar porque la gente quiere ver a cinco personas borrachas tocando canciones de Metallica, pero ¿Quién quiere ver a cinco personas, que han metido trabajo durante vete tú a saber cuántos años, un repertorio original y hecho con muchísimo cuidado? Lo mismo si los tales Rötorhead se quedan solos con los guiris de turno en el local, pues la cosa puede cambiar, ¿No? Lo mismo el/la dueñ@ decide que, para cubrir apenas los gastos de contratación, es hora de apostar por algún grupo original de la zona.

Cuando estáis pagando una entrada para ver el grupo que sea… Apostáis por el arte. Y hay que tener mucho cuidado con las apuestas que hacemos, porque lo mismo yendo a ver a ese tributo a Black Sabbath estás propiciando a que los próximos Black Sabbath decidan disolverse porque nadie tiene interés por escucharlos. A lo mejor, al ir a verte a los tributos de Nine Inch Nails y Anthrax tienes que el grupo de tu vecina pierde su oportunidad de tocar en esa misma sala el mes siguiente, porque traen a otra banda de covers ya que les está yendo bien, y jamás graban su álbum, ni les contacta esa gran discográfica, ni pueden hacer una gira para presentar un álbum que podría llegar a ser el próximo ‘Vulgar Display of Power’.

A ALGUN@S OS SONARÁ DESCABELLADO, PERO OS ASEGURO QUE NO ES TAN DESCABELLADO CUANDO VES QUE LAS BANDAS CON MATERIAL PROPIO ACABAN TENIENDO QUE PAGAR POR TOCAR, MIENTRAS QUE LAS BANDAS ‘TRIBUTO’ SON CONTRATADAS.

A algun@s os sonará descabellado, pero os aseguro que no es tan descabellado cuando ves que las bandas con material propio acaban teniendo que pagar por tocar, mientras que las bandas ‘tributo’ son contratadas. ¿Os parece que un grupo de covers lleve más trabajo que un grupo con material propio? Tú eliges a quien apoyas, tú eliges quién quieres que llene las salas dentro de cinco años. Aquí en España no ocurre tanto, pero si miras fuera te darás cuenta que, cada vez más, los grupos están decidiendo abandonar por completo el directo y simplemente sacar su material por internet. Lo mismo dentro de veinte años te llevas una sorpresa, y quieres ver el grupo del hermano de tu compañera de piso porque te flipa su música, pero resulta que en las salas, bares y locales sólo hay tributos a bandas de hace cuarenta años.

Porque los grupos de versiones están matando la música, pero tú estás pagando el ataúd.”

Colombia

BIME Bogotá 2024: Enrique Bunbury Inauguró la edición bogotana.

Publicado

en

Por

Bogotá se convierte en el epicentro de otro evento de la industria musical con el comienzo de la decimocuarta edición de BIME (Bizkaia International Music Experience), un evento que reúne a cientos de profesionales y aspirantes del sector. La apertura estuvo marcada por la presencia destacada de Enrique Bunbury, una figura emblemática del rock español, quien regresó a Colombia para compartir sus más de 35 años de carrera en una charla introspectiva y reveladora.

El auditorio de la Universidad Ean fue el escenario de este encuentro, que atrajo a una audiencia ansiosa por conocer los entresijos de la vida y la obra del legendario músico. Bunbury, en conversación con la periodista Leila Cobo, ofreció un vistazo único a su trayectoria, desde sus primeros pasos en la industria hasta los momentos más destacados de su carrera.

Más allá del aspecto artístico, el primer día de BIME Bogotá estuvo marcado por un esfuerzo concertado para establecer alianzas y conexiones significativas dentro de la industria. La apertura institucional, que contó con la participación de algunas figuras del ámbito cultural y gubernamental, sirvió como plataforma para el intercambio de ideas y la creación de redes de trabajo.

Sin embargo, entre los asistentes colombianos se percibió la necesidad de una mayor humildad y apertura hacia el intercambio de conocimientos, algunos participantes colombianos se hacían notar por la actitud arrogante hacia los colegas e invitados, destacando la importancia de fomentar un ambiente colaborativo y respetuoso entre todos los actores de la industria, contrastando con la buena onda y la apertura de las marcas y representantes de otros países, esto es muy común en las escenas musicales colombianas, esa rivalidad absurda y defensiva que no tiene razón de ser.

En cuanto a la programación, si bien se destacó la calidad de las charlas y conferencias, hubo una llamada de atención sobre la necesidad de diversificar los temas abordados. La transformación de proyectos musicales en empresas ha sido un tema recurrente pero se espera que los próximos días de BIME Bogotá ofrezcan un enfoque más amplio y especializado en aspectos musicales y áreas que requieren apoyo específico dentro de la industria.

Con un programa que se extenderá hasta el 10 de mayo, BIME Bogotá se presenta como un espacio vital para el crecimiento y la innovación en la escena musical colombiana y latinoamericana.

Continúa leyendo

Colombia

“Sin Pudor” Concluyó su gira por la península ibérica con explosivos conciertos en Madrid y Castellón.

Publicado

en

Por

El viernes 8 de marzo de 2024, la sala La Trinchera, situada en el vibrante barrio de Vallecas en Madrid, se convirtió en el epicentro de una experiencia musical importante para el rock colombiano. A pesar del frío invernal que caracteriza la temporada, el ambiente estaba cargado de entusiasmo y calidez, en consonancia con la celebración del Día de la Mujer.

A las 8:30 pm, la sala abrió sus puertas, encontrándose ya una multitud expectante reunida en los alrededores, compartiendo charlas animadas y anticipando lo que prometía ser una noche cargada de punk. El espectáculo comenzó a las 9:20 pm con la actuación de “Akelarre”, un grupo de chicas provenientes de Tenerife cuyas letras combativas y reivindicativas resonaron con fuerza en el público.

Luego llegó el momento esperado: “Sin Pudor” hizo su entrada triunfal en el escenario. Con una presencia escénica imponente y atuendos que reflejaban su estilo distintivo, cada integrante de la banda irradiaba talento y pasión. Especialmente memorable fue la actuación de Yimark, cuya destreza en el bajo cautivó a todos los presentes.

A pesar del evidente cansancio producto de su agotadora gira por la península, estas mujeres entregaron una actuación enérgica y apasionada que dejó al público con ganas de más. Durante aproximadamente una hora, “Sin Pudor” interpretó un repertorio diverso, que abarcó desde sus éxitos más conocidos hasta algunas sorpresas para sus seguidores más fieles.

La venta de “mercha” de las bandas parecía ser todo un éxito, gracias al apoyo incondicional de La Trinchera y del Bar Primera Línea VK, propiedad de una de las integrantes de la banda, colombiana Policarpa y sus Viciosas.

El concierto atrajo a una audiencia de alrededor de 100 personas, todas ellas entregadas al poder de la música en vivo de las bandas que hacían la noche. A pesar de los cambios en su alineación, la banda demostró una vez más por qué son una fuerza imparable en la escena musical colombiana.

El concierto de “Sin Pudor” en Madrid fue un testimonio del poder transformador de la música y del talento femenino. Una noche llena de energía, pasión y celebración, que quedará grabada en la memoria de todos los que tuvieron el privilegio de presenciarla, al día siguiente sumaron una presentación más en Castellón dando con esta el cierre a una experiencia por tierras europeas.

Sigan a Sin Pudor en sus redes.

Kathe Cortes para Subterránica

Continúa leyendo

España

En Madrid hay dos metaleros en huelga desde hace 25 años y ahora son una atracción turística.

Publicado

en

Por

Caminando por la avenida más emblemática de Madrid, La Gran Vía, me encontré con dos personajes que de una llamaron mi atención. Metaleros ya de edad con todas las de la ley, estaban ahí de lado a lado, la gente parecía reconocerlos pero entonces una amiga que me acompañaba me dijo “esos son los heavies de La Gran Vía”, no eran una banda como pensé al principio, su historia es mucho más interesante.

José y Emilio Alcázar son conocidos en Madrid como Los Heavys de Gran Vía y se han convertido en figuras emblemáticas que han dejado una marca indeleble en el paisaje urbano de la capital española. Nacieron en 1966 y criados en el barrio de Chamberí, estos gemelos comparten una pasión ardiente por el rock y el heavy metal que los ha llevado a convertirse en un punto de referencia la calle más turística de España en donde hay cientos de almacenes y teatros estilo Broadway. Al principio me maravillé con la historia pero después comencé a notar que al igual que en Time´s Square en New York por la calle aparecían otros personajes disfrazados para ofrecer fotos a los turistas, así que indagué más sobre ellos.

El cierre en 2005 de la icónica tienda de discos Madrid Rock fue lo que marcó un punto de inflexión en la vida de los hermanos Alcázar pues eran fieles asiduos del establecimiento, el cierre repentino los llevó a protestar en aquel entonces, reuniéndose frente al número 25 en donde antes estaba el almacén. Desde ese momento han convertido el lugar en su punto de encuentro habitual, atrayendo la atención de transeúntes, turistas y curiosos con su estilo distintivo y su actitud tranquila y vistosa.

La verdad es que son difíciles de ignorar, sobre todo para un rockero y la historia va mucho más allá, a lo largo de los años, los hermanos Alcázar han enfrentado numerosos desafíos, en su juventud al parecer le daban duro a las drogas y al alcohol y esto ocasionó que perdieran muchos amigos y familiares según cuentan en varias entrevistas de las miles que hay sobre ellos en Internet, pero también dicen que lograron dejar atrás ese pasado y hoy son defensores de una vida “limpia”, cuentan que su hogar es modesto, con lo justo y necesario para sobrevivir, sin lujos y sin ataduras materiales como lo manda esta vida de rock and roll, dedicados a vivir cada día como si fuera el último, su filosofía de vida se basa en la libertad y la autenticidad, valores que han defendido con firmeza a lo largo de los años, Emilio es un ferviente seguidor de AC/DC y José siendo fiel a Judas Priest.

Su presencia en la Gran Vía es una afirmación de su rebeldía y su amor por la música y a pesar de las miradas de desconfianza y los prejuicios que pueden generar en algunos, se mantienen firmes en su lugar, recordándonos que la verdadera libertad radica en ser uno mismo, sin importar lo que digan los demás, es un recordatorio de que, a veces las personas más extraordinarias se encuentran en los lugares más inesperados, que el amor por las cosas que uno ama en este caso el rock puede convertirse en cualquier momento en el destino que acapara todo su tiempo. El cierre de una tienda de discos en este caso convirtió a estos dos en una especie de personajes de Disneylandia que ahora viven así, como los muñecos que comparten esas aceras, es una historia romántica, sí, pero la verdad se puede interpretar de varias maneras. ¿Lucha o negocio? Es le queda a cada uno.

@felipeszarruk

Continúa leyendo

Tendencias