Contáctanos

Colombia

Crónica del lanzamiento de Rock al Parque: Un buen festival gratuito con un nombre y una ideología muy mal puestas.

Publicado

en

Ok, dejemos atrás de una vez por todas lo que fue Rock al Parque y concentrémonos en el presente. Primero miremos lo que fue y lo que muchos extrañan (mos); Rock al Parque fue en su momento un grito de rebeldía y libertad que apoyó el gobierno de Bogotá en los noventas para que algunas bandas de la ciudad, sobre todo las que eran apoyadas por iniciativas distritales como “Tejedores de Sociedad” y algunos allegados tuvieran un espacio masivo para presentarse y darle circulación al rock en un momento en que no solo Colombia sino Latinoamérica impulsado por el movimiento alternativo-grunge y la creación de MTV latino era muy rockera, su antecedente eran los conciertos CREA.

El rock era la música mainstream y era el pop del planeta, nacieron bandas enormes y Bogotá contaba con un circuito inagotable de bares y espacios para el rock y el Metal.

En aquel entonces Internet no era de fácil acceso y uno acudía a Rock al Parque a ver en su mayoría bandas de la ciudad o nacionales para conocerlas, al día siguiente la repercusión era grande ya que las personas comenzaban a hablar de ellas, las radios a colocarlas (algunas) y se creaba movimiento. Bandas que se volvieron conocidas en Rock al Parque hay muchas: La Derecha, La Pestilencia, Monóxido, Danny Dodge, Pepa Fresa, Vértigo, Yuri Gagarin y Los Correcaminos y bandas que fortalecieron su trayectoria que eran ya conocidas como Aterciopelados o underground como Darkness.

Eso era rock al Parque, una política cultural enfocada en el Rock y que, aunque siempre tuvo un círculo de favores cerrado y que beneficiaba a un grupo específico de gente estaba enfocado a visibilizar el Rock y el Metal de Bogota junto a algunos invitados.

Después vino el paso cuando la ciudad no tenía ni idea que hacer con él y que trataron de acabarlo pero no lo lograron, entonces decidieron que fuera administrado por la Orquesta Filarmónica y luego por el nuevo instituto creado en aquella época: Idartes, en donde ya se configuró un grupo de personas en donde algunas de ellas (no todas) eran de muy dudosa honestidad, educación y reputación, y que tuvieron en sus manos ese festival hasta el año pasado, muchos de ellos salieron despedidos pero siempre impunes, el festival ha sido desfalcado por varios millones de pesos por edición según el informe de la contraloría y para rematar, comenzó toda esta instalación de la ideología inclusiva, la composición de términos inexistentes como “nuevas músicas colombianas” para referirse a modernizaciones y otras construcciones comunicativas para acomodar el festival a una ideología de izquierda que llegó a Bogotá (El rock es del imperio tenemos que hacer lo de nosotros) y para abrirlo a más público. Pero eso sí siempre beneficiando al mismo grupo de personas.

Ok, en días pasados se realizó el lanzamiento de la edición 2023 y tenemos varias conclusiones respecto a lo que se vio y se dijo esa noche.

Después de tantas peleas, polémicas y discusiones en torno al evento, pudimos ver de manera clara lo que Idartes piensa y promueve respecto a este festival en la actualidad y la filosofía en la que se basa para hacerlo. Todo se da en un momento de transición en donde hubo una presentación de un comité de curadores conformado para este año, después de la salida de una persona nefasta para el evento, quién que se perpetuó por mucho tiempo y que seguramente el otro año ya no estarán porque deben contratar al nuevo curador de turno según dijeron.

Pero entonces, según este lanzamiento y según las palabras que salieron de las bocas de los curadores, analicemos la realidad y la actualidad de Rock al Parque que seguramente será la que continuará hasta dentro de muchos años.

  1. Rock al Parque ya no es ni será un festival de Rock nunca más: Lo fue, sí, pero ya no lo es. Los mismos curadores dijeron que ya no es un festival de rock, que es un festival de todo tipo de música, entonces seguir discutiendo si lo que se presenta es rock o no es rock ya no vale la pena porque el festival a pesar de que su nombre lo llama pertenece a todos los géneros, por el hemos visto y veremos cumbia, hip hop, tropidelia, boleros y un abanico musical enorme. Así que las bandas de rock y Metal de Colombia deben saber que si quieren tocar en Rock al Parque lo mejor es no tocar rock, ya que el cartel es su gran mayoría lo ocupan otros géneros.
  2. Rock al Parque tiene intereses comerciales y ya no es una política cultural: A pesar de que sea presentada por el distrito como una política cultural no lo es. Según los mismos curadores este festival tiene intereses comerciales, el festival quiere competir con festivales privados como Estéreo Picnic o el Cordillera, lo dijeron ellos. ¿Por qué? No sabemos, de hecho, pensábamos que esto era parte del plan de gobierno del Distrito, pero pues no, es un festival comercial que se financia con dinero del distrito y también con dineros privados que no sabemos a dónde van. Este año venderán licor y se podrán a tono con los festivales corporativos, así que no, no es una política cultural sino un festival de capital mixto el cual no ha dicho de manera muy clara a quién beneficia la ganancia.
  3. Rock al Parque no es para todo el mundo participe: Es para las bandas que están alienadas con sus curadores y con el circulo interno de rock al parque. Este es un circulo que se compone de músicos, medios y bookers. Sí se hace una convocatoria, pero esta convocatoria no es transparente y beneficia en su mayoría a viejos conocidos del evento. Los Bookers que ofrecen actos internacionales siempre serán los mismos porque ganan altas comisiones y los músicos invitados siempre serán los mismos porque son parte del sistema original del festival. Así que la posibilidad de pasar a una convocatoria es bastante baja si usted no pertenece a este circulo o si no hace movimientos para pertenecer a él y le puede suceder lo que a Maskhera, quienes hoy por hoy son una de las mejores bandas de Metal del país y la han colocado a abrir cuando ya sabemos que ni hay público, ni hay medios, ni hay nada. Así que ya no es como antes beneficioso para las bandas, sino que beneficia al público quienes después de las cinco de la tarde comienzan a llegar en masa para disfrutar de los actos internacionales más conocidos. Algunas bandas independientes como Info, cuentan con la suerte de tener buenos horarios, pero esto es muy raro.
  4. Rock al Parque no está alineado con los otros festivales al parque: Dicho por los mismos curadores “los tiempos han cambiado por lo tanto el festival ha cambiado y por eso ya no es solo de rock”, pero esto no aplica a otros festivales, imaginen si esa es la excusa, entonces para “Ópera al Parque” sí que han cambiado los tiempos, más o menos ¿qué? ¿400 años o algo así. Pero ahí sigue la ópera igual, Hip Hop al Parque sigue igual, Colombia al Parque sigue igual, solo Salsa al Parque colocó una banda de Merengue un año, pero solo Rock al Parque profesa esto de que los tiempos han cambiado y que el rock debe combinarse con otros géneros.
  5. Existen, han existido y siempre existirán las bandas “de la casa” o los mismos de siempre: Dicho de manera efusiva por el presentador, Aterciopelados o Los Petit Fellas son “bandas de la casa”, eso deja sin piso el principio de igualdad en el festival, siempre ha existido el rock distrital, bandas que tocan en todas partes que el distrito hace algo, algunas de ellas se enojan cuando se les dice que son parte de “la rosca” del Distrito, pero lo son y negarlo no lo borra. Y como lo dijeron ellos mismos, estas bandas son tan “de la casa” que por ejemplo para una de las ediciones anteriores Chucky García regañó a los jurados por que Los Petit Fellas no habían pasado. Entonces sí, existe el rock distrital, existen las bandas de Idartes, lo dijo el propio García en la Revista Bombea quienes armaron una pataleta por que nosotros lo dijimos acá y lo dijeron los curadores esa noche, a propósito, tenemos la grabación de todo lo que dice este artículo.
  6. Su nombre debería cambiar no por capricho de los “rockeros true” sino para hacer crecer y darle más proyección a lo que hoy es el festival: Mantener el nombre Rock al Parque es un despropósito, si lo miramos de la manera legal es publicidad engañosa, ¿Entonces a quien le va a importar esto? Que sea publicidad engañosa y que no cumpla a cabalidad con la filosofía para lo que fue creado se lo pasan todos por donde nunca les llega el sol. Pero ahora analicemos, ¿No sería mejor entonces, si estamos compitiendo con Cordillera o con el Estéreo Picnic, cambiar el nombre a algo más comercial? A un nombre que abarque todos los géneros, esto evitaría no solo cometer los delitos de publicidad engañosa y el de desconfiguración de política cultural, sino que abriría un panorama enorme para el festival. Mantener el nombre de Rock al Parque no es bueno para ellos, es un capricho por no acabar una marca que ha sido legendaria, pero vale, todo pasa, Abott y Costello acaba de cerrar después de cuarenta años y así todo va pasando, si Rock al Parque ya no existe, pues tampoco debería existir su nombre y que pase a ser parte del legado y de la historia del rock colombiano.
  7. Está comprobado que Colombia en la actualidad no tiene ni idea de lo que es y representa el rock: Esto no tiene mucha explicación, la gente actúa por pasión, no hay académicos, no hay personas que conozcan el rock, no hay rockeros, es una música de nicho como el jazz o el Blues que carece de seriedad en muchos de sus practicantes. Colombia por ende es un país tropical y su gusto por la música está acorde a sus coordenadas.
  8. Rock al Parque es un buen festival (Algo que no decíamos hace tiempo) con muy mal manejo y muy mala praxis ética: Entonces viéndolo así, de esta manera, Rock al Parque es un gran festival, es un encuentro de tres días, ecléctico, gratuitos, con una producción técnica muy buena, que moviliza cientos de miles de personas y que es de los más grandes del continente, eso lo hace un gran festival, pero no es un festival de rock, punto. Bueno, está bueno, para ir a conocer para ir a escuchar, para pasar un buen rato, pero se basa en una ideología más social que musical que quiere encajar con los nuevos tiempos y las ideas progresistas que buscar la exposición de la música, que quiere ser comercial como otros festivales privados y para esto el rock no le sirve sencillamente porque el rock no vende. Entonces sí, es un buen festival, pero su nombre y su fundamentación argumental están mal puestos. Lo que un día fue no volverá a ser jamás y hay que dejarlo ya descansar.

Conclusión

Es hora de que nosotros y otras organizaciones nos echemos totalmente el costal del rock y el Metal nacional como hemos venido haciéndolo y creando espacios para él y para su difusión. Trabajar con quienes aun quieran honrar y tocar el género y nada más, al fin y al cabo los que amamos el rock lo hacemos sobre todas las cosas.

El trabajo de los independientes se hace incluso más importante y los músicos de rock deben saber que en el país no van a vivir del rock sino van a tener que vivir para el rock que es muy diferente, hacer las paces con esta idea y al menos por ahora tocar, tocar y tocar para construir.

Rock al Parque ya fue, lo que hay ahora es otra cosa y si fuéramos nosotros cambiaríamos ese nombre para que creciera aún más y se consolidara como lo que buscan que sea.

Por lo demás, el rock colombiano está hermosamente vivo, cientos de bandas de cada región están tocando, componiendo y tratando de sonar y este es el insumo para que iniciativas como Subterránica, el Museo del Rock o Metal Battle abran un abanico de posibilidades para construir una escena que sea sostenida y disfrutada por nosotros mismos.

El festival se llevará a cabo los días 11, 12 y 13 de noviembre en El Parque Simón Bolívar.

Colombia

SEPULTURA, 40 AÑOS DE CARRERA Y DESPEDIDA EN BOGOTÁ

Publicado

en

Por

Sepultura, una de las bandas más emblemáticas del metal, se prepara para culminar su asombrosa trayectoria con una gira de despedida que dejará huella en la historia del género. Con más de cuatro décadas de influencia en la escena musical mundial, la banda brasileña llega a Bogotá para un concierto que promete ser inolvidable.

El próximo 14 de abril, en el reconocido Calle 13 Bar, Sepultura se despedirá de sus seguidores colombianos en un evento que marcará el fin de una era y el inicio de un legado eterno. Acompañados por Absolution Denied, una de las principales bandas de metal extremo en Colombia, y la sorprendente formación bogotana Solar Storm, la velada promete ser una experiencia única e irrepetible para los amantes del metal.

Con una carrera que ha dejado una huella imborrable en la historia del metal, Sepultura se despide con gratitud hacia sus seguidores y un legado musical que perdurará por generaciones. No te pierdas esta oportunidad de ser parte de un evento histórico mientras la legendaria banda se despide en Bogotá.

Detalles del Evento:

Lugar: Calle 13 Bar
Fecha: 14 de abril
Boletos disponibles en:
    Whatsapp: 3008005541 / 3116365331
    Ace Of Spades Club: 3223565290
    Sin Fronteras Discos, Calle 25B #37-11
    Dynasty Galería Bar, Calle 71 #10-74 Piso 2

Únete a Sepultura en este momento histórico mientras la banda se despide con un espectáculo lleno de energía, pasión y el inconfundible sonido del metal que ha definido generaciones.

Continúa leyendo

Colombia

Tequendama y TSH Sudaca Estrenan ‘Kintsugi’: Una Canción de Liberación y Reparación

Publicado

en

Por

Presentamos un viaje musical único con el lanzamiento de “Kintsugi” de Tequendama en colaboración con TSH Sudaca. Esta poderosa fusión de sonidos promete cautivar tus sentidos y elevar tu espíritu con su mensaje de resiliencia y transformación.

La banda colombiana de rock, Tequendama, liderada por Amós Piñeros, Jota García, Alejandro Duque y Camilo Zúñiga, se une a la vibrante energía del rapero TSH Sudaca para crear una obra maestra musical que trasciende géneros y fronteras.

“Kintsugi”, inspirada en el arte japonés de reparar cerámica rota con barniz de oro, captura la esencia misma de la resiliencia humana. Esta canción nos invita a abrazar nuestras cicatrices y transformar nuestras heridas en fortalezas, recordándonos que la belleza reside en nuestras imperfecciones.

Con una mezcla única de sonidos de rock y hip hop, “Kintsugi” nos transporta a un mundo donde la música es el lenguaje universal de sanación y conexión. Las letras profundas y emotivas nos llevan en un viaje de autodescubrimiento y aceptación, mientras que la melodía envolvente nos eleva a nuevas alturas emocionales.

El lanzamiento de “Kintsugi” marca el inicio de una emocionante colaboración entre Tequendama y TSH Sudaca, con más proyectos innovadores en el horizonte. Esta canción es solo el primer paso de un viaje musical que promete sorprender y emocionar a los oyentes de todo el mundo.

Disponible ahora en todas las plataformas de música digital.

Continúa leyendo

Colombia

¡Esto es Rock Chilapo! El Debut Explosivo del Sr. Jada y los Últimos de la Cuadra

Publicado

en

Por

En los rincones donde el conflicto arde y la vida cotidiana es una lucha constante, el rock emerge como un grito de resistencia, una manifestación de la cultura desde la rebeldía intrínseca del género. Desde Caucasia, una ciudad donde la pasión arde más fuerte que nunca, surge un proyecto musical que busca romper esquemas y dar voz a una generación: “El Sr. Jada y los Últimos de la Cuadra”.

Con apenas tres años de trayectoria, esta banda ha trabajado incansablemente para materializar su visión y compartir su música con el mundo. Su álbum debut, “¡Esto es Rock Chilapo!”, ya está disponible en todas las plataformas digitales, y pronto lanzarán algunas copias físicas para aquellos que prefieren sentir el peso del arte en sus manos.

“Chilapo” es más que un término; es una identidad que se enraíza en la mezcla cultural de la región, donde las influencias se entrelazan para crear algo nuevo y vibrante. Con este álbum, el Sr. Jada y su banda exploran las raíces del bajo Cauca, fusionando sonidos y experiencias para ofrecer una visión única de su territorio.

El proceso de creación de este álbum ha sido un viaje lleno de obstáculos y triunfos. Desde largas horas de composición en una habitación al final de la cuadra, hasta participar en convocatorias locales y finalmente obtener el reconocimiento del Instituto de Cultura y Patrimonio de Antioquia (ICPA), el camino ha sido largo pero gratificante. Con la ayuda del reconocido productor Esteban Benjumea, la banda logró dar vida a nueve temas que capturan la esencia misma del bajo Cauca.

Las copias físicas de “¡Esto es Rock Chilapo!” son más que simples discos; son una expresión tangible de la dedicación y el talento de la banda. Con 130 copias distribuidas en bibliotecas municipales de todo Antioquia, el álbum está destinado a dejar una marca indeleble en la escena musical colombiana.

El Sr. Jada y los Últimos de la Cuadra no son solo una banda; son una fuerza imparable que busca desafiar las expectativas y abrir nuevos horizontes en el mundo del rock. Con su energía contagiosa y su compromiso con la autenticidad, están listos para conquistar los escenarios locales y más allá.

Continúa leyendo

Tendencias