Contáctanos

Colombia

Crónica del lanzamiento de Rock al Parque: Un buen festival gratuito con un nombre y una ideología muy mal puestas.

Publicado

en

Ok, dejemos atrás de una vez por todas lo que fue Rock al Parque y concentrémonos en el presente. Primero miremos lo que fue y lo que muchos extrañan (mos); Rock al Parque fue en su momento un grito de rebeldía y libertad que apoyó el gobierno de Bogotá en los noventas para que algunas bandas de la ciudad, sobre todo las que eran apoyadas por iniciativas distritales como “Tejedores de Sociedad” y algunos allegados tuvieran un espacio masivo para presentarse y darle circulación al rock en un momento en que no solo Colombia sino Latinoamérica impulsado por el movimiento alternativo-grunge y la creación de MTV latino era muy rockera, su antecedente eran los conciertos CREA.

El rock era la música mainstream y era el pop del planeta, nacieron bandas enormes y Bogotá contaba con un circuito inagotable de bares y espacios para el rock y el Metal.

En aquel entonces Internet no era de fácil acceso y uno acudía a Rock al Parque a ver en su mayoría bandas de la ciudad o nacionales para conocerlas, al día siguiente la repercusión era grande ya que las personas comenzaban a hablar de ellas, las radios a colocarlas (algunas) y se creaba movimiento. Bandas que se volvieron conocidas en Rock al Parque hay muchas: La Derecha, La Pestilencia, Monóxido, Danny Dodge, Pepa Fresa, Vértigo, Yuri Gagarin y Los Correcaminos y bandas que fortalecieron su trayectoria que eran ya conocidas como Aterciopelados o underground como Darkness.

Eso era rock al Parque, una política cultural enfocada en el Rock y que, aunque siempre tuvo un círculo de favores cerrado y que beneficiaba a un grupo específico de gente estaba enfocado a visibilizar el Rock y el Metal de Bogota junto a algunos invitados.

Después vino el paso cuando la ciudad no tenía ni idea que hacer con él y que trataron de acabarlo pero no lo lograron, entonces decidieron que fuera administrado por la Orquesta Filarmónica y luego por el nuevo instituto creado en aquella época: Idartes, en donde ya se configuró un grupo de personas en donde algunas de ellas (no todas) eran de muy dudosa honestidad, educación y reputación, y que tuvieron en sus manos ese festival hasta el año pasado, muchos de ellos salieron despedidos pero siempre impunes, el festival ha sido desfalcado por varios millones de pesos por edición según el informe de la contraloría y para rematar, comenzó toda esta instalación de la ideología inclusiva, la composición de términos inexistentes como “nuevas músicas colombianas” para referirse a modernizaciones y otras construcciones comunicativas para acomodar el festival a una ideología de izquierda que llegó a Bogotá (El rock es del imperio tenemos que hacer lo de nosotros) y para abrirlo a más público. Pero eso sí siempre beneficiando al mismo grupo de personas.

Ok, en días pasados se realizó el lanzamiento de la edición 2023 y tenemos varias conclusiones respecto a lo que se vio y se dijo esa noche.

Después de tantas peleas, polémicas y discusiones en torno al evento, pudimos ver de manera clara lo que Idartes piensa y promueve respecto a este festival en la actualidad y la filosofía en la que se basa para hacerlo. Todo se da en un momento de transición en donde hubo una presentación de un comité de curadores conformado para este año, después de la salida de una persona nefasta para el evento, quién que se perpetuó por mucho tiempo y que seguramente el otro año ya no estarán porque deben contratar al nuevo curador de turno según dijeron.

Pero entonces, según este lanzamiento y según las palabras que salieron de las bocas de los curadores, analicemos la realidad y la actualidad de Rock al Parque que seguramente será la que continuará hasta dentro de muchos años.

  1. Rock al Parque ya no es ni será un festival de Rock nunca más: Lo fue, sí, pero ya no lo es. Los mismos curadores dijeron que ya no es un festival de rock, que es un festival de todo tipo de música, entonces seguir discutiendo si lo que se presenta es rock o no es rock ya no vale la pena porque el festival a pesar de que su nombre lo llama pertenece a todos los géneros, por el hemos visto y veremos cumbia, hip hop, tropidelia, boleros y un abanico musical enorme. Así que las bandas de rock y Metal de Colombia deben saber que si quieren tocar en Rock al Parque lo mejor es no tocar rock, ya que el cartel es su gran mayoría lo ocupan otros géneros.
  2. Rock al Parque tiene intereses comerciales y ya no es una política cultural: A pesar de que sea presentada por el distrito como una política cultural no lo es. Según los mismos curadores este festival tiene intereses comerciales, el festival quiere competir con festivales privados como Estéreo Picnic o el Cordillera, lo dijeron ellos. ¿Por qué? No sabemos, de hecho, pensábamos que esto era parte del plan de gobierno del Distrito, pero pues no, es un festival comercial que se financia con dinero del distrito y también con dineros privados que no sabemos a dónde van. Este año venderán licor y se podrán a tono con los festivales corporativos, así que no, no es una política cultural sino un festival de capital mixto el cual no ha dicho de manera muy clara a quién beneficia la ganancia.
  3. Rock al Parque no es para todo el mundo participe: Es para las bandas que están alienadas con sus curadores y con el circulo interno de rock al parque. Este es un circulo que se compone de músicos, medios y bookers. Sí se hace una convocatoria, pero esta convocatoria no es transparente y beneficia en su mayoría a viejos conocidos del evento. Los Bookers que ofrecen actos internacionales siempre serán los mismos porque ganan altas comisiones y los músicos invitados siempre serán los mismos porque son parte del sistema original del festival. Así que la posibilidad de pasar a una convocatoria es bastante baja si usted no pertenece a este circulo o si no hace movimientos para pertenecer a él y le puede suceder lo que a Maskhera, quienes hoy por hoy son una de las mejores bandas de Metal del país y la han colocado a abrir cuando ya sabemos que ni hay público, ni hay medios, ni hay nada. Así que ya no es como antes beneficioso para las bandas, sino que beneficia al público quienes después de las cinco de la tarde comienzan a llegar en masa para disfrutar de los actos internacionales más conocidos. Algunas bandas independientes como Info, cuentan con la suerte de tener buenos horarios, pero esto es muy raro.
  4. Rock al Parque no está alineado con los otros festivales al parque: Dicho por los mismos curadores “los tiempos han cambiado por lo tanto el festival ha cambiado y por eso ya no es solo de rock”, pero esto no aplica a otros festivales, imaginen si esa es la excusa, entonces para “Ópera al Parque” sí que han cambiado los tiempos, más o menos ¿qué? ¿400 años o algo así. Pero ahí sigue la ópera igual, Hip Hop al Parque sigue igual, Colombia al Parque sigue igual, solo Salsa al Parque colocó una banda de Merengue un año, pero solo Rock al Parque profesa esto de que los tiempos han cambiado y que el rock debe combinarse con otros géneros.
  5. Existen, han existido y siempre existirán las bandas “de la casa” o los mismos de siempre: Dicho de manera efusiva por el presentador, Aterciopelados o Los Petit Fellas son “bandas de la casa”, eso deja sin piso el principio de igualdad en el festival, siempre ha existido el rock distrital, bandas que tocan en todas partes que el distrito hace algo, algunas de ellas se enojan cuando se les dice que son parte de “la rosca” del Distrito, pero lo son y negarlo no lo borra. Y como lo dijeron ellos mismos, estas bandas son tan “de la casa” que por ejemplo para una de las ediciones anteriores Chucky García regañó a los jurados por que Los Petit Fellas no habían pasado. Entonces sí, existe el rock distrital, existen las bandas de Idartes, lo dijo el propio García en la Revista Bombea quienes armaron una pataleta por que nosotros lo dijimos acá y lo dijeron los curadores esa noche, a propósito, tenemos la grabación de todo lo que dice este artículo.
  6. Su nombre debería cambiar no por capricho de los “rockeros true” sino para hacer crecer y darle más proyección a lo que hoy es el festival: Mantener el nombre Rock al Parque es un despropósito, si lo miramos de la manera legal es publicidad engañosa, ¿Entonces a quien le va a importar esto? Que sea publicidad engañosa y que no cumpla a cabalidad con la filosofía para lo que fue creado se lo pasan todos por donde nunca les llega el sol. Pero ahora analicemos, ¿No sería mejor entonces, si estamos compitiendo con Cordillera o con el Estéreo Picnic, cambiar el nombre a algo más comercial? A un nombre que abarque todos los géneros, esto evitaría no solo cometer los delitos de publicidad engañosa y el de desconfiguración de política cultural, sino que abriría un panorama enorme para el festival. Mantener el nombre de Rock al Parque no es bueno para ellos, es un capricho por no acabar una marca que ha sido legendaria, pero vale, todo pasa, Abott y Costello acaba de cerrar después de cuarenta años y así todo va pasando, si Rock al Parque ya no existe, pues tampoco debería existir su nombre y que pase a ser parte del legado y de la historia del rock colombiano.
  7. Está comprobado que Colombia en la actualidad no tiene ni idea de lo que es y representa el rock: Esto no tiene mucha explicación, la gente actúa por pasión, no hay académicos, no hay personas que conozcan el rock, no hay rockeros, es una música de nicho como el jazz o el Blues que carece de seriedad en muchos de sus practicantes. Colombia por ende es un país tropical y su gusto por la música está acorde a sus coordenadas.
  8. Rock al Parque es un buen festival (Algo que no decíamos hace tiempo) con muy mal manejo y muy mala praxis ética: Entonces viéndolo así, de esta manera, Rock al Parque es un gran festival, es un encuentro de tres días, ecléctico, gratuitos, con una producción técnica muy buena, que moviliza cientos de miles de personas y que es de los más grandes del continente, eso lo hace un gran festival, pero no es un festival de rock, punto. Bueno, está bueno, para ir a conocer para ir a escuchar, para pasar un buen rato, pero se basa en una ideología más social que musical que quiere encajar con los nuevos tiempos y las ideas progresistas que buscar la exposición de la música, que quiere ser comercial como otros festivales privados y para esto el rock no le sirve sencillamente porque el rock no vende. Entonces sí, es un buen festival, pero su nombre y su fundamentación argumental están mal puestos. Lo que un día fue no volverá a ser jamás y hay que dejarlo ya descansar.

Conclusión

Es hora de que nosotros y otras organizaciones nos echemos totalmente el costal del rock y el Metal nacional como hemos venido haciéndolo y creando espacios para él y para su difusión. Trabajar con quienes aun quieran honrar y tocar el género y nada más, al fin y al cabo los que amamos el rock lo hacemos sobre todas las cosas.

El trabajo de los independientes se hace incluso más importante y los músicos de rock deben saber que en el país no van a vivir del rock sino van a tener que vivir para el rock que es muy diferente, hacer las paces con esta idea y al menos por ahora tocar, tocar y tocar para construir.

Rock al Parque ya fue, lo que hay ahora es otra cosa y si fuéramos nosotros cambiaríamos ese nombre para que creciera aún más y se consolidara como lo que buscan que sea.

Por lo demás, el rock colombiano está hermosamente vivo, cientos de bandas de cada región están tocando, componiendo y tratando de sonar y este es el insumo para que iniciativas como Subterránica, el Museo del Rock o Metal Battle abran un abanico de posibilidades para construir una escena que sea sostenida y disfrutada por nosotros mismos.

El festival se llevará a cabo los días 11, 12 y 13 de noviembre en El Parque Simón Bolívar.

Colombia

Diablo Silba: La Banda Bogotana que Revive las Historias Tradicionales en su Primer Sencillo “Compadre Bototo”

Publicado

en

Por

La capital colombiana se convierte, una vez más, en el escenario donde las historias de nuestras raíces encuentran una nueva voz. En esta ocasión, la banda bogotana Diablo Silba, compuesta por cuatro talentosos músicos locales, irrumpe en la escena musical con su primer sencillo “Compadre Bototo”. Esta canción es un puente hacia las narraciones tradicionales de los campos colombianos, trayendo a la memoria el relato popular sobre un árbol conocido como bototo que, según la creencia, tiene el poder de sanar a los niños que reciben el frío de los muertos.

Diablo Silba surge después de una década de exploraciones musicales con proyectos como Radiocoyote. Este nuevo esfuerzo musical busca representar fielmente el territorio, las personas y las historias que han moldeado a sus integrantes. “Compadre Bototo” es el primer resultado de esta iniciativa, encapsulando la esencia de los pueblos y campos colombianos.

La canción no solo relata vivencias y anécdotas de personajes típicos de la tradición oral, sino que también está impregnada de sabiduría popular en su lenguaje sencillo pero profundo. Los músicos de Diablo Silba, inspirados por sus experiencias a lo largo y ancho del país, han conseguido capturar la magia de estos relatos y convertirlos en una melodía que evoca paisajes y emociones. Este equilibrio entre tradición y modernidad, con una conciencia clara de la identidad colombiana, es una de las características distintivas del sonido de Diablo Silba. De alguna manera, están continuando el legado que dejó el maestro Teto Ocampo en la capital con sus proyectos sobre territorios ancestrales.

Antes de unirse para formar Diablo Silba, los miembros de la banda ya contaban con una sólida trayectoria en diversos proyectos musicales, lo que les ha otorgado la experiencia y madurez artística necesarias para esta nueva aventura. Esta evolución se refleja en la solidez de sus composiciones y en la coherencia de su propuesta estética.

Cada integrante aporta su propia visión y bagaje musical, creando un diálogo creativo que enriquece el sonido de la banda. Esta sinergia es particularmente evidente en “Compadre Bototo”, donde las influencias individuales se amalgaman en una pieza que es mucho más que la suma de sus partes. Transformar experiencias previas en algo nuevo y significativo es una de las mayores fortalezas de Diablo Silba.

El EP, del cual “Compadre Bototo” es la apertura, fue grabado, mezclado y masterizado en el estudio bogotano Hometapesrecs, logrando un sonido contemporáneo y pulido. Esta banda no solo se escucha, sino que también invita a su audiencia a vivir una experiencia en vivo que promete ser tan impactante como su música.

Pueden escuchar “Compadre Bototo” en Spotify y seguir a Diablo Silba en Instagram y TikTok como @diablosilba.

Continúa leyendo

Colombia

Bogotá celebra la “Fiesta de la Música” en Honor a los 80 Años de la Alianza Francesa

Publicado

en

Por

La Alianza Francesa de Bogotá conmemora su 80º aniversario con la organización de la “Fiesta de la Música”, un evento que se alinea con una tradición global iniciada en Francia en 1982. Este año, el evento se llevará a cabo el 21 de junio a partir de las 4:00 p.m., y contará con la participación de más de 80 artistas nacionales e internacionales, incluyendo 9 de origen francófono.

El evento se distribuirá en tres tarimas principales y 23 escenarios aliados, ofreciendo una variedad de géneros musicales que incluyen jazz, rock, música clásica y tradicional. Entre los lugares destacados para las presentaciones se encuentran la Plazoleta del Centro Nacional de las Artes Delia Zapata Olivella y el Centro de Eventos Hall 74 de la Universidad Sergio Arboleda, así como un escenario móvil en el Parque Nueva Autopista.

Además, la “Fiesta de la Música” se extenderá por toda la ciudad con la colaboración de los “Distritos Creativos” de la Secretaría de Cultura, Recreación y Deporte, ofreciendo espacios para la actuación de artistas locales y emergentes. La programación también incluye encuentros con artistas francófonos en las sedes de la Alianza Francesa de Bogotá del 18 al 20 de junio.

La “Fiesta de la Música” es un evento que busca hacer accesible la música a todos, permitiendo que músicos profesionales y aficionados ofrezcan sus actuaciones de manera gratuita. Con el paso de los años, se ha convertido en una celebración internacional que resalta la importancia de la música como herramienta de unión y expresión cultural.

La Alianza Francesa de Bogotá, parte de una red mundial, promueve la enseñanza del francés y la difusión de la cultura francesa y francófona, así como la diversidad de la cultura colombiana. La “Fiesta de la Música” es uno de los eventos clave en esta misión, y en esta edición especial, cuenta con el apoyo de varias instituciones culturales y educativas.

Continúa leyendo

Colombia

“Never Too Late” de Mad Dogs: Un disco que marca la evolución de la banda bogotana de Hard Rock.

Publicado

en

Por

En la escena del rock colombiano son pocos los álbumes que logran capturar la esencia de su tiempo mientras rinden homenaje a sus raíces. Recibimos una copia del “Never Too Late” de Mad Dogs y puedo decir que es uno de esos raros ejemplares que consigue este equilibrio. Con una mezcla de sonidos que evocan la nostalgia ochentera y una producción que resalta la modernidad, este álbum se posiciona como un hito en la carrera de la banda ya que representa la nueva etapa de la misma en donde se hicieron varios cambios en alineación, sonido y complejidad.

La Evolución de Mad Dogs es algo que hemos seguido en Subterránica, desde sus inicios, Mad Dogs ha sido sinónimo de un rock enérgico y sin concesiones, de trabajo constante y sin embargo de algo que a muchas bandas en el país les falta: autocrítica y reconocimiento de su lugar, errores y metas. Su evolución a lo largo de los años se refleja en la madurez de su sonido y la complejidad de sus letras de este nuevo disco al que le metieron el todo por el todo. “Never Too Late” es el resultado de esta trayectoria, un álbum que no solo muestra la habilidad técnica de la banda, sino también su crecimiento artístico y el resultado de decisiones que a veces como agrupación pueden ser muy duras pero necesarias.

El trabajo continúa por la línea del Hard Rock clásico que caracteriza a los Dogs y canciones como “The Way of the Rocker” la cuál fue el primer sencillo del álbum es una declaración de principios, con riffs potentes y una voz que comanda atención, una voz que fue el principal de los cambio que se hicieron, una voz que ahora representa la identidad de la banda, la canción establece el tono del álbum audaz y desafiante.

Otras canciones como “Never Too Late”, canción que le da nombre al disco, es un himno al hard rock con influencias claras de bandas icónicas como Guns N’ Roses y Skid Row. La producción y la masterización de calidad permiten que cada nota y cada palabra cobren vida, otra destacada es “Rock is on Fire” que revela una faceta más agresiva de Mad Dogs. La velocidad y la intensidad de la voz llevan al oyente a un viaje por el lado más crudo de su música.

La grabación del álbum, realizada en On Axis Estudio y Mix Factory Estudio, destaca por su claridad y precisión, el disco fue producido por Oscar Javier Romero y por la propia banda.
Este es un álbum que no solo debe ser escuchado, sino experimentado por que es el mejor trabajo hasta ahora, la evolución se nota y se valora, cada canción es una pieza de un rompecabezas más grande que cuenta la historia de Mad Dogs, una banda que ha sabido mantenerse relevante sin perder su esencia, este álbum es una prueba de que el rock sigue vivo en el país y que Mad Dogs es un portador de su antorcha.

Si quieren conocer más de este proceso pueden buscar el documental que acompañó la producción en donde se explica de manera detallada todo el proceso.

Never too late está disponible es físico y digital.

@felipeszarruk

Continúa leyendo

Tendencias