Contáctanos

Colombia

Cómo los músicos colombianos pierden millones por culpa de los intermediarios, las leyes y el mercado: un análisis sobre recaudadoras, tiqueteras y nuevos monopolios.

Con la compra de Páramo Presenta por parte de Live Nation se complica aun más el panorama de la industria para los músicos nacionales.

Publicado

en

Los músicos son uno de los colectivos más afectados por la falta de una ley de derechos de autor acorde con la realidad actual, no solo tienen que enfrentar las dificultades normales que enfrentan los artistas en ascenso como la competencia, la informalidad, la falta de apoyo, las escenas toxicas o incluso todos los cambios que causó la crisis sanitaria, sino que también tienen que lidiar con un sistema de gestión colectiva que no les garantiza una remuneración justa y equitativa por el uso de sus obras.

En Colombia, la entidad encargada de recaudar y distribuir los derechos de autor por la comunicación pública de las obras musicales es la Sociedad de Autores y Compositores de Colombia (SAYCO), una empresa privada que fue fundada en 1945 y ellos dicen representa a más de 9.000 compositores nacionales y extranjeros y tiene convenios con más de 100 sociedades homólogas en el mundo.

Sin embargo, SAYCO ha sido objeto de múltiples críticas y denuncias por parte de los músicos, los usuarios y las autoridades, debido a su falta de transparencia, eficiencia y legalidad, ha sido una entidad llena de escándalos y deshonestidad, algunas de las acciones que se le han comprobado son:

-El cobro excesivo e indiscriminado por concepto de derechos de autor a establecimientos comerciales, eventos públicos o privados y plataformas digitales que utilizan música.
-El reparto injusto o tardío de las regalías a los compositores, sin tener en cuenta el uso real o potencial de sus obras.
-La falta de información o rendición de cuentas sobre el recaudo y la distribución de los derechos de autor.
-El abuso de posición dominante y el impedimento a la libre competencia en el mercado de la gestión colectiva.
-Los escándalos por corrupción, malversación, fraude y evasión fiscal que han involucrado a sus directivos y empleados.

Estos problemas han generado un descontento generalizado entre los músicos, que se sienten desprotegidos y vulnerables frente a SAYCO y muchos de ellos han optado por desafiliarse o buscar otras alternativas para gestionar sus derechos de autor, como otras entidades colectivas o licencias directas, pero se han encontrado con obstáculos legales, administrativos y culturales que dificultan su ejercicio y por otra parte también están los músicos y políticos que comen de Sayco desde hace daño y quienes defienden a muerte el monopolio legal amparado por el estado así como defienden otras políticas culturales corruptas.

En el caso del rock, este es uno de los géneros más marginados y estigmatizados por el sistema de gestión colectiva, los rockeros han denunciado en varias ocasiones que SAYCO no les reconoce ni les paga adecuadamente sus derechos de autor, ya que no tiene en cuenta sus particularidades ni sus necesidades. Por ejemplo, SAYCO no tiene un sistema eficaz para monitorear el uso real de las obras musicales en las diferentes plataformas digitales o medios masivos, tampoco tiene un criterio claro para asignar las tarifas o las cuotas por concepto de derechos de autor a los eventos o establecimientos donde se toca rock, no respeta ni promueve la diversidad musical ni cultural del país, sino que privilegia a ciertos géneros o artistas sobre otros. Por estas razones, muchos músicos rockeros han decidido desvincularse o no afiliarse a SAYCO y han buscado otras formas para proteger y gestionar sus derechos de autor.

¿Quién controla los espectáculos y los boletos en Colombia?

Los espectáculos musicales son una de las principales fuentes de ingresos para los artistas pero también son una de las actividades más reguladas y gravadas por el Estado y por las entidades privadas que intervienen en su organización y realización, esto incluye a los promotores, los productores, los recintos, las tiqueteras, las recaudadoras de derechos de autor y otros agentes que influyen en el precio, la calidad y la disponibilidad de los boletos y los eventos.

En Colombia, el mercado de los espectáculos y los boletos ha experimentado una serie de cambios y movimientos en los últimos años, que han generado preocupación e inconformidad entre los músicos, los usuarios y las autoridades. Estos cambios tienen que ver con la concentración, la competencia y la transparencia de las entidades que controlan este mercado, así como con los cobros excesivos e injustificados que se realizan por concepto de derechos de autor, impuestos, comisiones y otros conceptos, es increíble, pero Colombia todo lo corrompe, absolutamente todo hasta la música.

Para entender mejor la situación del mercado de los espectáculos y los boletos en Colombia, es necesario examinar algunos casos que muestran los problemas y las posibles soluciones.
Live Nation es la empresa más grande del mundo en cuanto a shows en vivo, con presencia en más de 40 países y una facturación anual de más de 11.000 millones de dólares. En 2021, Live Nation adquirió el 51% de Ocesa, la principal compañía de eventos y espectáculos en América Latina, con sede en México. A su vez, Ocesa compró el 51% de Páramo Presenta, una empresa colombiana fundada en 2008, que organiza eventos como el Festival Estéreo Picnic, el Festival Cordillera y conciertos de artistas nacionales e internacionales.

Esta operación ha generado una gran controversia en el sector cultural colombiano, pues implica la creación de un monopolio o un duopolio en el mercado de los espectáculos y los boletos, según algunos expertos y críticos, esta concentración puede tener efectos negativos para la diversidad musical, la competencia leal, la calidad del servicio y el precio justo para los consumidores.

Con este movimiento, Live Nation puede imponer sus condiciones a los artistas, a los recintos y a las tiqueteras que quieran trabajar con ellos, limitando sus opciones y su margen de negociación, puede favorecer a ciertos géneros o artistas sobre otros, según sus intereses comerciales o estratégicos, afectando la oferta musical disponible para el público, podrá aumentar el precio de las entradas o cobrar cargos adicionales por concepto de servicio, manejo o conveniencia, sin justificación ni transparencia, también restringir o dificultar el acceso a las entradas o a los eventos a ciertos segmentos del público, según sus criterios o políticas.

Pero cuando alguien habla o se levanta en contra de esto se es vetado, excluido, ridiculizado e incluso atacado, es impresionante como la impunidad se toma todas las áreas de la sociedad mientras no exista nadie que ejecute las leyes o que defienda a los ciudadanos.
Hablemos de otro problema, las tiqueteras son las empresas encargadas de vender y distribuir las entradas para los eventos y espectáculos musicales. En Colombia, existen varias tiqueteras que operan en el mercado, como Tu Boleta, Primera Fila, Ticket Express, Colboletos, entre otras. Sin embargo, algunas de estas tiqueteras han sido objeto de múltiples críticas y denuncias por parte de los usuarios y las autoridades, debido a su falta de eficiencia, transparencia y legalidad.

Estas tiqueteras de un momento a otro comenzaron con el cobro excesivo e injustificado por concepto de servicio, manejo o conveniencia, que puede llegar a representar hasta el 30% del valor de la entrada y el problema más grave es la falta de información o claridad sobre el precio final, la disponibilidad, la ubicación o las condiciones de las entradas o los eventos y la falta de atención o solución a las quejas, reclamos o solicitudes de los usuarios.

Entonces tenemos monopolios y mafias por todas partes en el negocio de la música y los espectáculos en vivo, mafias oficiales y no oficiales, tenemos poca claridad y control en las recaudadoras de derechos, en las tiqueteras, en los precios de los eventos, poca igualdad para con los emergentes e independientes.

Ya es hora de actualizar las leyes de derechos de autor y de controlar todas estas irregularidades que solo sirven para algunos pocos y voltear las cartas de lado de los artistas, los derechos de autor son una forma de proteger la creatividad y el trabajo intelectual de los autores de obras literarias, científicas y artísticas, les otorgan a los autores el control exclusivo sobre el uso y la explotación de sus obras, así como el reconocimiento de su autoría y el respeto a su integridad. Pero necesitamos una ley nueva, unas leyes nuevas, propuestas nuevas, pero nadie escucha.

En Colombia, la ley que regula los derechos de autor es la Ley 23 de 1982, que fue promulgada hace casi 40 años. Esta ley establece las condiciones, los límites y las excepciones para el ejercicio de los derechos de autor, así como las sanciones por su violación. También protege los derechos conexos de los intérpretes, los productores de fonogramas y los organismos de radiodifusión.

Pero desde 1982, el mundo ha cambiado mucho, especialmente en lo que se refiere al desarrollo tecnológico y al mercado global de la cultura, la aparición y el auge de internet, las plataformas digitales, los servicios de streaming y las redes sociales han transformado la forma de crear, distribuir y consumir obras musicales, audiovisuales y artísticas en general, estos cambios plantean nuevos desafíos y oportunidades para los autores y los usuarios de las obras protegidas por el derecho de autor, por un lado, se abren nuevas posibilidades de difusión, acceso y remuneración para los creadores, pero por otro lado, se generan nuevas formas de infracción, piratería y competencia desleal que afectan sus intereses legítimos.

En este contexto, surge la pregunta: ¿es suficiente y adecuada la Ley 23 de 1982 para regular los derechos de autor en Colombia en el siglo XXI? ¿Qué aspectos deberían modificarse o actualizarse para adaptarse a la realidad actual? ¿Qué experiencias o modelos se podrían tomar como referencia de otros países que han modernizado sus leyes de derechos de autor?
Hay problemas muy graves como la falta de claridad sobre el alcance y la aplicación de la licencia obligatoria para las obras musicales la cual permite a los usuarios obtener el derecho a reproducir o distribuir una obra musical previo pago al titular del derecho o a una entidad colectiva que lo represente, esta la ley no define con precisión qué tipo de usos están sujetos a esta licencia, ni cómo se debe calcular y pagar la remuneración correspondiente. Esto genera incertidumbre jurídica e inequidad entre los autores y los usuarios.

La falta de un sistema eficiente y transparente para la gestión colectiva de los derechos de autor. La gestión colectiva consiste en que una entidad autorizada por el Estado recauda y distribuye las regalías por el uso de las obras protegidas entre sus asociados o representados. En Colombia, existen varias entidades colectivas que operan en diferentes ámbitos (música, audiovisual, artes plásticas, etc.), pero no hay una coordinación ni una supervisión adecuada por parte del Estado. Esto genera problemas como la doble cobranza, el reparto injusto o tardío, la falta de información o rendición de cuentas y el abuso de posición dominante.
La falta de adaptación a las nuevas modalidades y formatos digitales. La ley no contempla expresamente las obras creadas o difundidas por medios digitales, como las obras multimedia, las bases de datos, los videojuegos o los podcasts. Tampoco regula adecuadamente los servicios en línea que ofrecen música o contenidos audiovisuales bajo demanda o por suscripción (streaming). Esto implica que no hay una seguridad jurídica ni una remuneración justa para los autores que utilizan estos medios o cuyas obras son explotadas por estos servicios.

La falta de equilibrio entre los derechos de los autores y los intereses de la sociedad. La ley no establece con claridad las limitaciones y excepciones al derecho de autor, es decir, los casos en los que se puede usar una obra protegida sin necesidad de autorización ni pago al titular. Estos casos suelen estar relacionados con fines educativos, culturales, informativos o de investigación. La ley tampoco reconoce el derecho de cita, el uso justo o el dominio público como mecanismos para fomentar la creatividad, el acceso y la difusión de la cultura.
Muy duro, tras el fracaso anunciado de políticas como “la economía naranja” de la cuál todo el mundo advirtió pero nadie escuchó, desde los abusos de Sayco y otras entidades, desde la creación de monopolios a micro mafias de círculos de amistades que se reparten las oportunidades y los dineros, hasta la inocencia del músico que solo quiere hacer música, Colombia es sencillamente un nido de mafiosos que usan a los artistas para lucrarse y generar imperios en donde el único perdedor siempre ha sido precisamente el artista.

Pero qué podemos hacer en un país en donde el vivo vive del bobo, a papaya puesta papaya partida, hecha la ley hecha la trampa y tantos dichos más por el estilo. ¿Díganme que podemos hacer al respecto en un país en donde ser un hampón es ser una abeja y no una rata? Nada, solamente torcerse o emigrar.

Colombia

Desvirtual se Adentra en lo Profundo con su Nuevo Disco ‘El Vértigo al Mirar Hacia Adentro’

Publicado

en

Por

¡Atención amantes del rock progresivo! La banda colombiana Desvirtual hace su regreso triunfal en este 2024 con un nuevo álbum cargado de profundidad y emoción. Fundada en la ciudad de Cali y compuesta por Andrés Samboní en los teclados, David Palacios en la voz, Camilo Casas en la guitarra, Gabriel Lago en el bajo, Jhoan Prado en la batería y Sebastián Álvarez en la percusión, Desvirtual está lista para llevar a sus oyentes en un viaje introspectivo con su último lanzamiento titulado ‘El Vértigo al Mirar Hacia Adentro’.

El 2023 fue un año inolvidable para Desvirtual, lleno de nuevas canciones, videos y un espectáculo especial para conmemorar los 50 años del icónico álbum ‘The Dark Side of the Moon’ de Pink Floyd. Viajaron por nueve ciudades del país, compartiendo su homenaje junto a sus propias composiciones en un espectáculo de más de 2 horas que fue recibido con entusiasmo por sus seguidores y nuevas audiencias en todas partes.

‘El Vértigo al Mirar Hacia Adentro’ marca el primer álbum de larga duración de Desvirtual, una obra que expande el mensaje de su primer EP ‘Sobre el Filo’ y explora la complejidad de mirar hacia adentro, enfrentando los demonios internos y preparándose para saltar hacia lo desconocido. Este álbum se inspira en la famosa frase de Nietzsche “si miras fijamente al abismo, el abismo te devuelve la mirada”, así como en las reflexiones de Milan Kundera sobre el vértigo y el deseo de caer.

La banda comenta sobre el álbum: “Queremos invitar a las personas a cambiar las cosas con las que no se sienten cómodas en su vida. A explorar ser la mejor versión de sí mismos y a entenderse como seres individuales y seres colectivos. Hay muchas temáticas en las canciones del álbum: se habla de amar, pero también de la pérdida; toca temas tan reales como el desplazamiento y tan intangibles como la relación del hombre con el mundo cibernético”.

La música de ‘El Vértigo al Mirar Hacia Adentro’ tiene sus raíces en el rock, pero se aventura en una variedad de estilos, desde la electrónica hasta el trap, pasando por sonidos colombianos y andinos, elementos sinfónicos y el rock duro y el metal.

A lo largo del álbum, Desvirtual transmite una gama de emociones y experiencias. Desde la energía y la fuerza de ‘Tras el Cristal’ hasta la intimidad y el desamor de ‘A Voluntad’, la banda aborda temas personales y sociales con una sinceridad conmovedora. La portada del álbum, diseñada por Javier Norton, representa a una persona al borde del abismo, contemplando su propio reflejo y enfrentando sus miedos internos.

Desvirtual invita a todos a sumergirse en su nuevo álbum y a acompañarlos en este viaje de autoexploración y autodescubrimiento. Con presentaciones planeadas en Cali y otras ciudades del país, la banda espera llevar su música a nuevas audiencias y continuar compartiendo su pasión y dedicación con el mundo.

Continúa leyendo

Colombia

Rhapsody of Fire Llega a Bogotá con su Tour “Glory for the Enchanted Lands” 2024

Publicado

en

Por

¡Atención amantes del power metal! Rhapsody of Fire, la banda más emblemática del género en Italia, está lista para encender el escenario del Teatro Astor Plaza en Bogotá con su Latin America Tour 2024. El concierto promete ser una experiencia inolvidable cargada de sus icónicas canciones que han cautivado a legiones de fanáticos alrededor del mundo.

Encabezada por músicos talentosos como Alex Staropoli en los teclados, Giacomo Voli en la voz, Roby de Micheli en la guitarra, Paolo Marchesich en la batería y Alessandro Sala en el bajo, Rhapsody of Fire es sinónimo de excelencia en el power metal. Desde sus humildes comienzos como Rhapsody, cofundada por Staropoli y Luca Turilli, la banda ha labrado una trayectoria impresionante con álbumes icónicos como “Legendary Tales”, “Symphony of Enchanted Lands” y “Dawn of Victory”.

Tras la separación con Turilli, Staropoli ha llevado adelante la banda bajo el nombre de Rhapsody of Fire, consolidando su legado con álbumes memorables como el más reciente “Glory For Salvation” (2021), cuyo repertorio seguramente deleitará a los asistentes el próximo 7 de mayo en el Teatro Astor Plaza de Bogotá.

Las entradas para este evento épico ya están a la venta a través de Eventrid (www.eventrid.com.co), con precios que van desde $120.000 en Preventa General a $140.000 en General. ¡Prepárate para una noche de pura magia musical y emociones intensas!

Continúa leyendo

Colombia

Live Wire presenta su último sencillo “The Game”

Publicado

en

Por

La banda caleña Live Wire ha dado un golpe contundente en la escena musical con el lanzamiento de su más reciente sencillo, “The Game”. Este tema, disponible en varias plataformas digitales desde el pasado viernes 16 de febrero, no solo marca un hito en la trayectoria de la agrupación, sino que también se erige como un ejemplo de calidad y profesionalismo en el panorama del rock latinoamericano.

“The Game” se presenta como una metáfora de un apasionado enfrentamiento entre dos personas inmersas en una relación amorosa compleja. Con el característico estilo sonoro que distingue a Live Wire, este sencillo promete convertirse en uno de los más destacados del año en la región.

El proceso de producción de este tema fue meticuloso y detallado. Desde la preproducción en su propio estudio casero hasta la grabación en los renombrados Viana Studios en Cali, Colombia, la banda no escatimó en recursos ni tecnología de punta para alcanzar la excelencia. La mezcla y masterización, a cargo de Dynamic Wave Studios en Los Ángeles, Estados Unidos, garantizan un sonido impecable.

Pero no solo la calidad musical destaca en este lanzamiento, sino también la impresionante producción visual que lo acompaña. El video, a cargo de la compañía audiovisual VMotion de Medellín y dirigido por Juan CBR y Galeano, fue filmado en las calles de Cali, sumando un componente visual impactante a la experiencia auditiva de “The Game”.

El respaldo de Storm Blaze Entertainment (SBE), una empresa colombiana especializada en la gestión y promoción artística, ha sido fundamental en el ascenso de Live Wire en la industria musical latinoamericana. Bajo la dirección de Nicolás López, la banda ha logrado posicionarse en el mercado y consolidar su presencia con un enfoque personalizado.

Con “The Game”, Live Wire no solo consolida su posición en la escena musical, sino que también sienta las bases para futuros proyectos. Aunque se especula que este sencillo podría formar parte de un próximo álbum de larga duración, la banda se concentra actualmente en promocionar este trabajo reciente. Ya se han programado presentaciones en diversos locales nocturnos del país, y próximamente anunciarán una gira nacional para llevar su música a todos los rincones de Colombia.

En última instancia, Live Wire representa el poder de creer en una visión y rodearse de profesionales comprometidos. Su incansable dedicación y el apoyo estratégico de sus colaboradores han allanado el camino hacia el éxito, culminando en el lanzamiento impecable de “The Game”. Con esta nueva pieza musical, la banda continúa elevando el estándar del rock y el metal latinoamericano, demostrando que la pasión y la calidad son ingredientes esenciales para conquistar al público.

Continúa leyendo

Tendencias