Contáctanos

Colombia

Rock al Parque 2023 ha triunfado en modo mainstream.

Publicado

en

El festival Rock al Parque es el evento musical gratuito más grande de Latinoamérica y se realiza anualmente en Bogotá desde 1995. En un principio su objetivo era promover la cultura rock y sus diversas expresiones así como generar espacios de convivencia, participación y diversidad, pero eso cambió hace mucho tiempo y en su edición número 28, realizada del 11 al 13 de noviembre de 2023, el festival ha generado una gran polémica por su programación, su público y su impacto en la escena local.

Por un lado, se ha destacado el éxito de convocatoria y asistencia del festival que según las fuentes oficiales convocó a aproximadamente 390.000 personas. El cartel ha contado con la presencia de 64 agrupaciones, entre invitados internacionales, nacionales y distritales, que ofrecieron una variedad de géneros y propuestas musicales de todas las formas, sabores y colores existentes en la actualidad. Entre los artistas más aplaudidos se encuentran Los Auténticos Decadentes, Julieta Venegas, In Flames, La Vida Boheme, Aterciopelados, Ana Curra y El Kanka.

Por otro lado se ha criticado el carácter comercial y masivo del festival que ha sacrificado la calidad y la identidad del rock colombiano por el afán de atraer a un público mayoritario y complaciente queriendo hacer frente a festivales comerciales como Estereo Picnic. Algunos medios de comunicación y opinadores han señalado que el festival ha perdido su esencia y su compromiso con la política cultural que lo originó que era la de apoyar y visibilizar el rock local y sus diversas manifestaciones y también se ha cuestionado la selección de las bandas distritales, que se ha basado más en criterios de popularidad que de calidad, dejando por fuera a muchas propuestas innovadoras y representativas de la escena actual. Las redes sociales están estalladas de comentarios en contra del festival y la perdida de su esencia rockera y también está llena de personas que lo apoyan por su nuevo carácter masivo y comercial ya que en Colombia asistir a conciertos no es barato y esta es la oportunidad perfecta, como todo en Colombia esta no es la excepción, el festival divide, pero como dicen la política y en la psicología: divide y vencerás o dividir para reinar.

Se ha debatido sobre el perfil y el comportamiento del público asistente que ha mostrado poco interés y respeto por algunas bandas, especialmente por las locales que en su mayoría tocan en escenarios casi vacíos ya que el público llega a ver las internacionales, pero más allá de esto se esconde algo peor, algo que la mayoría de personas no ven y es que el festival junto con medios aliados como La Revista Shock, Radiónica y los propios medios y redes de Idartes están tratando de lavar esa exclusión del género principal del festival, implantado ideas de triunfo, generando en el imaginario colectivo que sacar el rock de Rock al Parque es bueno y las personas en medio de su corto entendimiento en el tema caen en el juego y no se dan cuenta que todo se resume a lo mismo de siempre, la gran cantidad de dinero en juego.

Hay algo muy, pero muy peligroso acá que han usado grupos como los Nazis, la revolución en Cuba o los comunistas en la antigua Unión Soviética y se llama “propaganda”

El distrito de Bogotá, junto con sus medios aliados, manipulan la información para decir que el rock está fuera de moda y que Rock al Parque no debe tener rock sino otros estilos, y con eso contratan otro tipo de música y faltan a la esencia de la política cultural para la que fue creado y salen impunes con ese discurso. Esto se podría considerar como una estrategia de propaganda política, que busca influir en la opinión pública mediante mensajes emotivos y simples, que presentan una idea, una persona o una causa de forma favorable o desfavorable.
En este caso, la idea que se quiere promover es que el rock es un género musical anticuado, que no representa a la mayoría de la población, y que por lo tanto debe ser reemplazado por otros géneros más actuales y populares. La persona que se quiere favorecer es el que trabaja en el festival, trae bandas, el ecosistema que han armado ellos en Idartes, que se muestra como un gestor cultural innovador y moderno, que responde a las demandas y los gustos de la ciudadanía. La causa que se quiere defender es el cambio de formato y de programación del festival Rock al Parque, que se presenta como una decisión acertada y necesaria, que beneficia a todos los sectores y que garantiza la sostenibilidad y la calidad del evento y todo esto señores sencillamente no es real.

Para lograr este objetivo, el distrito de Bogotá y sus medios aliados utilizan varias técnicas de propaganda política, como la repetición, la simplificación, la exageración, la desinformación, el uso de símbolos, el apelar a las emociones, el crear un enemigo común, el generar un culto a la personalidad, etc. Por ejemplo, repiten constantemente el mensaje de que el rock está fuera de moda, simplifican la realidad del rock colombiano y sus diversas expresiones, exageran los beneficios y los logros del nuevo formato y de la nueva programación del festival, desinforman sobre el proceso de selección y de contratación de las bandas, usan símbolos como el logo del festival, el escenario, la camiseta, etc., para asociarlos con el cambio y con el progreso, apelan a las emociones de la gente, como la alegría, la sorpresa, la satisfacción, etc., para generar una conexión afectiva con el festival, crean un enemigo común, que son los críticos y los defensores del rock, a los que acusan de ser elitistas, conservadores, intolerantes, etc., y generan un culto a la personalidad del alcalde, al que presentan como el líder y el responsable del éxito y de la transformación del festival.

De esta manera, el distrito de Bogotá y sus medios aliados logran manipular la información y la opinión pública, para decir que el rock no funciona y que Rock al Parque no debe tener rock sino otros estilos, con eso contratan otro tipo de música y faltan a la esencia de la política cultural para la que fue creado y salen impunes con ese discurso como lo han hecho durante años y en donde año tras año han saqueado millones mientras el público los aplaude. Pero esta estrategia también tiene sus riesgos y sus limitaciones, ya que puede generar rechazo, resistencia y crítica por parte de algunos sectores de la población como ya se ha visto, ese gran grupo de la población que no se dejan engañar ni convencer por la propaganda política y que defienden el valor y la importancia del rock colombiano y de su festival más emblemático y que cada año es más creciente y se ven en todos lados críticas, solicitudes de cambio de nombre y piden respeto para el rock hecho en el país.

Rock al Parque 2023 ha sido un festival que ha generado opiniones encontradas, que evidencian las tensiones y los desafíos que enfrenta el rock colombiano en la actualidad. Por un lado, el festival ha demostrado su vigencia y su relevancia como un evento cultural de gran magnitud e impacto que ha logrado convocar a miles de personas y a artistas de renombre. Por otro lado, el festival ha evidenciado su crisis y su contradicción como un espacio de promoción y de reconocimiento del rock local, que ha cedido ante las presiones del mercado y del público masivo. El balance final dependerá de la perspectiva y la valoración de cada uno de los actores involucrados: organizadores, artistas, medios y público. Lo cierto es que Rock al Parque sigue siendo un referente y un escenario de debate para el rock colombiano, que requiere de una reflexión y una renovación constantes, pero como dicen en Colombia: “regalado hasta un puño” y este debate nunca se va a dar porque a los dueños del circo no les conviene.

Colombia

Mira el innovador video de Steelbreath y su sencillo “Thrash Manson”

Publicado

en

Por

La banda de metal Steelbreath ha anunciado el lanzamiento de su último sencillo y videoclip, “Thrash Manson”, que ya está disponible en todas las plataformas digitales. Este nuevo tema es una muestra del próximo álbum de la agrupación y promete cautivar a los aficionados del género con su poderoso sonido y letras impactantes.

“Thrash Manson” cuenta con la participación de destacados músicos: Cristian Cortés en las voces, Fabio Molina en las guitarras y coros, Leandro Muñoz en la batería y coros, y David Galindo en los bajos y coros. La producción, grabación y mezcla estuvo a cargo de Yizux Friden en las instalaciones de Black Gate Recording Facilities, mientras que la masterización fue realizada por Alan Douches, reconocido por su trabajo con bandas como Motorhead, Pantera y Sepultura.

El videoclip de “Thrash Manson” fue filmado por Madisson Estudio y dirigido por Santiago Campos, conocido como “champisan”. Esta producción visual, realizada en colaboración con Relevent Shows y Steelbreath, promete ser una experiencia visual impactante que complementa perfectamente la intensidad del tema.

Un aspecto notable del lanzamiento es la carátula del álbum, que marca un hito en la historia de la banda al ser generada por inteligencia artificial. Esta innovación refleja el compromiso de Steelbreath con la exploración de nuevas tecnologías y su constante búsqueda de creatividad y originalidad.

Con “Thrash Manson”, Steelbreath demuestra una vez más su capacidad para reinventarse y sorprender a su audiencia. Este nuevo sencillo y videoclip prometen ser un hito en la carrera de la banda y consolidar su posición como una de las agrupaciones más destacadas en la escena del metal. Los aficionados están invitados a sumergirse en esta experiencia única y descubrir el poder de “Thrash Manson” en todas las plataformas digitales.

Continúa leyendo

Colombia

El martes inicia VORTEX: Congreso de Rock, medios independientes, periodismo musical y corrupción en Colombia. ¡Los esperamos!

Publicado

en

Por


Bogotá, Colombia, 25 de mayo de 2024 — El próximo martes, da inicio VORTEX, un congreso de rock, metal, periodismo musical y medios independientes, con un eje transversal en la corrupción de las instituciones públicas y privadas que apoyan la cultura en Colombia. Este evento forma parte de la investigación de la tesis “Guitarras Bajo Fuego” del Doctorado en Periodismo de la Universidad Complutense de Madrid, dirigido por Felipe Szarruk y con Hector Fouce como tutor.

VORTEX se presenta como un espacio de diálogo y debate crítico, reuniendo a músicos, agentes culturales y periodistas de medios independientes para discutir los retos contemporáneos del rock colombiano. El objetivo principal es enfrentar a los actores y protagonistas de los problemas planteados, enriqueciendo tanto la tesis doctoral como a los asistentes con charlas y mesas de debate sobre música y medios de comunicación.

Los ejes temáticos del congreso giran en torno a los capítulos de la tesis “Guitarras Bajo Fuego” y abordan temas como la era de la posverdad en el rock, la relación entre política y rock, la corrupción y las políticas culturales, y las divisiones dentro de la comunidad musical. Entre las actividades destacadas se incluyen conferencias magistrales, mesas de debate y la participación de expertos nacionales e internacionales.

VORTEX es organizado por la Escuela Superior de Administración Pública ESAP, con el apoyo de la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid y diversas entidades relacionadas con la música y el periodismo de España y Colombia. El evento es gratuito y certificado, dirigido a estudiantes, docentes, investigadores, músicos, periodistas, editores, productores, promotores, gestores culturales y cualquier persona interesada en la música y el periodismo.

INSCRIPCIONES GRATIS EN LA PÁGINA WEB
https://vortexcolombia.dreamhosters.com/

Todo el material de prensa, programación y documentos esenciales en
https://drive.google.com/drive/folders/1s8BdmnnCYtbpzlCsjPQLFY9e05345IO4?usp=sharing

Metodología del Congreso

Modalidad: Híbrida (Presencial en Bogotá con algunas conferencias en línea desde España y transmisión en streaming).

Charlas y Mesas de Debate: Incluyen temas como el contexto del rock en la era de la posverdad, análisis político del rock colombiano, corrupción y políticas culturales, y propuestas para la renovación del rock y metal en Colombia.

Invitación a Participar:

Las inscripciones están abiertas y son gratuitas, cualquier persona interesada puede asistir pero debe inscribirse para poder ingresar a la ESAP. Los encuentros serán presenciales en Bogotá. Se invita a todos los interesados a participar en este evento transformador y certificado.

PARA OBTENER EL CERTIFICADO HAY QUE ASISTIR AL 80% DEL CONGRESO. SE DEBE FIRMAR LA LISTA AL FINAL DE CADA MESA DE DEBATE.

Contacto:
Felipe Szarruk
Doctorando en Periodismo
Facultad de Ciencias de la Información
Universidad Complutense de Madrid
fecasas@ucm.es
+57 315 345 7532
www.szarruk.com
www.museodelrockcolombiano.com
www.subterranica.com

¡Únete a la conversación y sé parte del cambio en la escena del rock colombiano!

Para más información, visite nuestra página web próximamente o siga nuestras redes sociales con los hashtags #vortexcolombia #congresovortex #complutense #CienciasDeLaInformación #rock #rockcolombiano #guitarrasbajofuego #distorsiones #reconfigurando.

Continúa leyendo

Colombia

Una alucinación: El Rock y el Metal Colombiano, un Delirio de 5000 Personas y nada más

Publicado

en

Por

Queridos lectores, debo advertirles que el siguiente escrito tiene el poder de partirles el corazón. Sin embargo, es imprescindible que lo haga, pues solo enfrentando esta dolorosa realidad podremos despertar a una verdad incómoda pero necesaria. Solo así podremos empezar a reparar los daños que hemos ignorado durante demasiado tiempo.

Quiero traer a este escrito algo que me ha tocado mucho y es la reciente realización del Festival Border Jump en Bogotá por parte de un emprendedor que ha sido amante del Metal nacional y que no solo le ha dedicado su tiempo, su vida, sino que ha invertido mucho dinero en la promoción de bandas y en apoyo hacia ellas. Al igual que Subterránica, Bogotá Ciudad Rock y otros movimientos que hemos hecho lo mismo. El evento requirió una gran promoción y producción y las personas sencillamente no asistieron, a pesar de que el cartel presentaba a grandes bandas como Darkness, Neurosis, Info entre otras, son bandas de larga trayectoria y de calidad indiscutible ¿Qué sucede? ¿De quien es la culpa? Tengo algunas reflexiones al respecto y la conclusión más grande es que vivimos en una alucinación colectiva llamada “escena del rock colombiano”.

Ustedes no lo consideran así, pero ese es el daño que Rock al Parque le hizo al Rock y al Metal colombiano y del que tanto hemos hablado. Esa cultura de gratuidad que nos enseñó que el rock es gratis impactó de manera irreparable a los promotores independientes y a los eventos más pequeños como el Border Jump que buscan crear espacios de circulación para las bandas.

Está demostrado que las bandas que han llenado Rock al Parque no lo han hecho por ellas mismas, Rock al Parque se llena al igual que el Altavoz y otros escenarios gratuitos por eso, porque es gratis y porque traen bandas internacionales que de otra forma solo serían accesibles con el pago de un boleto de muy alto costo. Entonces sí, Rock al Parque es un agente que ha destruido la escena emergente y la escena independiente, no lo ha hecho a propósito, pero a veces algo que parece ser bueno sale mal y entonces el rock solo se vive durante esos días y nada más.

Un saludo a Sebastián y a las bandas, ellos hicieron su parte… faltó la de los demás. No es su culpa, es culpa del país en donde estamos y el entorno en el que vivimos.

Con la cantidad de bandas que mueren y nacen a diario en Colombia hacemos un calculo a vuelo de pájaro en donde al menos cinco mil músicos o en su defecto personas que se creen músicos están tratando de mantener una escena del rock y del Metal colombiana.

Esta escena se ha mantenido con los mismos veinte nombres que son financiado por el Estado desde los años noventa, los mismos veinte que tocan en todas partes.

En el universo de la música, donde géneros como el reguetón y la música urbana dominan las listas y los corazones de millones, hay un pequeño rincón reservado para una alucinación colectiva conocida como el rock y el metal colombiano. Este fenómeno, protagonizado por aproximadamente 5000 individuos, se ha convertido en un círculo cerrado donde todos se conocen, tocan en las mismas bandas y, sorprendentemente, creen ser superestrellas.

Y no hablemos del público, eso no existe, solo está en los festivales gratuitos porque regalado hasta una puñalada. De resto brillan por su ausencia. Eso sí, pagan millones por cualquier concierto chimbo que traen del exterior así nadie sepa nada de quien viene, pero vaya y vea si llenan un bar con seis bandas a 10 mil pesos. Ni los papás los van a ver.

¿Quiénes son estos 5000 elegidos? Son los músicos activos de rock del país que viven en una especie de realidad paralela. En este universo alternativo, cada concierto es un gran acontecimiento, cada riff y solo de guitarra una epopeya digna de ser recordada. Sin embargo, la dura verdad es que esta burbuja de la fama se desinfla al contacto con la realidad exterior.

Vamos a desentrañar el misterio de los conciertos de rock en Colombia. En esas épicas fotos de conciertos donde se ven dos mil personas, la cruda verdad es que esos asistentes no están allí para ver a la banda local que se cree el próximo Metallica. No, esos dos mil o más están allí por la banda internacional que encabeza el cartel. Los músicos locales son meros teloneros, un calentamiento antes del plato fuerte. Pero claro, en la alucinación colectiva, esos 2000 están allí por ellos.

Afuera de esta burbuja, nadie sabe de la existencia de estas bandas. En el panorama mundial del rock y el metal, el nombre de Colombia brilla por su ausencia. Ni siquiera figuras como Juanes o Diamante Eléctrico, quienes han intentado cruzar la frontera del anonimato, logran ser más que una nota al pie de página en la historia de la música global. Y hablando de Juanes, su paso del rock al pop latino es un testimonio de lo que realmente mueve masas y ventas.

Mientras tanto, géneros como el reguetón y otros ritmos urbanos no solo dominan Colombia sino el mundo. Artistas como J Balvin y Maluma son conocidos globalmente, llenando estadios y encabezando festivales. Su música resuena en cada rincón del planeta, una realidad que contrasta fuertemente con la alucinación del rock y el metal colombiano.

En el panorama musical mundial: El Rock está como muerto

Incluso si ampliamos el foco, el panorama del rock mundial no es muy alentador. A pesar de que aún existen grandes bandas y festivales, el rock ha perdido el brillo y la relevancia que tenía en décadas pasadas. El público masivo ha cambiado sus gustos, y los géneros que hoy marcan tendencia son otros. En este contexto, el rock colombiano, con su diminuta base de fans y su escasa relevancia, parece aún más una quimera.

Despertemos, Aun no somos nada

Es hora de que las 5000 almas del rock y el metal colombiano despertemos de ese sueño febril. Aceptemos la realidad: no somos nada ni nadie en el panorama musical mundial. La alucinación de grandeza es solo eso, una alucinación. En un mundo donde el reguetón y otros géneros dominan, el rock y el metal colombiano son apenas un susurro en un mar de ruido. Es hora de dejar de vivir en una ilusión y enfrentar la dura verdad: no somos superestrellas, y fuera de nuestra burbuja, nadie nos conoce ni nos escuchará.

Y esto se los dice alguien que ama el rock sobre todas las cosas, que cada día se inventa un evento, un toque, una forma de que todos tengamos algo que hacer, que pasa dificultades por su pasión y que cree que decir la verdad es el acto de amor más grande que existe y que siempre hasta el último día de su vida seguirá tocando, buscando crear y buscando aportar al rock. Si tomamos conciencia de esto entonces podremos cambiar las cosas, talento hay, pero nada más.

Vamos a hacerlo!!!

@felipeszarruk

La imágenes usadas en este artículo fueron generadas por IA a través de Copilot.

Continúa leyendo

Tendencias